Los mejores ejemplos de Street Marketing

Actualizado el 8 de mayo de 2021

Ya sabemos que el marketing vende, que las emociones son el principal objetivo de una de las herramientas por las que la publicidad se ha servido para conseguir sus ventas. Pero, ¿Y en la calle?, ¿Cómo se aplica y funciona cuando se expone al usuario? En esta ocasión veremos algunos ejemplos de campañas de Street marketing exitosas.

Llama la atención, impone, seduce e incluso tienta al usuario a sentir la imperiosa necesidad de adquirir el producto o servicio en cuestión. El Street marketing no es nuevo, pero sí está moda y hoy veremos por qué.

 

¿Qué es y cómo funciona realmente el Street marketing?

Impacto visual. Si hubiera que definir al Street marketing sería de esta forma. Su principal objetivo es despertar el interés de quienes deambulan por la calle y se ven tentados a querer saber más.

La clave reside en buscar la forma de ser creativos, de conseguir llegar a las emociones e incluso despertar la curiosidad de las personas.

Al igual que cuando navegas por Internet, lees este artículo, la prensa o cualquier otro medio de información y, al pasar la página lees un titular que te invita a seguir leyendo para conocer qué es y por qué es tan interesante, el Street marketing tiene la ventaja de hacerlo en medio de la calle, en cualquier espacio público.

Aunque no lo relaciones, ya lo has visto aplicado en la vida real. Has ido al centro comercial y has visto un imponente coche en medio de una de las galerías del centro, te has fijado en la marca. ¿Cierto? Seguro que todavía la recuerdas.

Ahora veremos cuáles son algunos de los casos que más han llamado la atención y mejores resultados han ofrecido. Ejemplos donde el ingenio del profesional del marketing se ha demostrado haciendo de un producto un elemento de interés sumamente irresistible ante el usuario.

 

1. La máquina de la felicidad de Coca-Cola

Ya conoces la marca, lleva décadas ofreciendo sus bebidas en la mayor parte del planeta, y no con poco éxito. Es uno de los iconos y compañías más reconocidas en todo el mundo.

Sus campañas publicitarias, tanto en las redes sociales como en los medios de comunicación tradicionales siempre han llamado la atención. Sin embargo, Coca-Cola no fue la excepción, por lo que también consiguieron crear un rotundo éxito en su campaña de Street marketing.

Hablamos de su máquina de la felicidad, el emblema que emplean para asegurar que su bebida está estrechamente con esta emoción, dando a entender que beberla une a las personas, hace que sean más felices.

Y eso es precisamente lo que hicieron en una céntrica plaza repleta de jóvenes. Ubicaron su máquina de la felicidad, una expendedora de Coca-Cola que proporcionaba bebida de forma gratuita a quién se acercara.

¿Intuyes el resultado? La algarabía que se formó entre los asistentes es recordada hasta el día de hoy, lo que traducido a sus estrategias publicitarias es un rotundo éxito.

 

2. Unicef y los derechos de los niños

Ahora nos iremos a Finlandia, donde Unicef consiguió crear también una campaña de concienciación social sobre los derechos de los niños. ¡Y vaya si lo consiguió!

En diferentes zonas de las ciudades más transitadas de Finlandia se podían encontrar carritos de bebés que emitían un sonido similar al llanto de un bebé. Lo que hacía que la gente que transitaba cerca se aproximase al preocuparse por el bebé.

Cuando éstos se asomaban a comprobar el interior del carrito, descubrían un mensaje en el que se podía leer “Gracias por preocuparte, esperamos encontrar más personas como tú”.

Sin lugar a duda, Unicef había conseguido que su información llegase a las personas a través de un carrito de bebé. De cualquier otra forma, su mensaje no habría llegado tan lejos.

 

Las campañas de Street marketing son únicas y rotundamente exitosas

Las grandes compañías se sirven de ellas, las pequeñas también. Incluso personajes públicos y figuras reconocidas dentro del mundo online.

Cualquiera que tenga una idea puede aplicarla y convertirla en un potente gancho de ventas. Aunque ya has podido comprobar con el ejemplo de Unicef que la venta no es el único objetivo que se le puede atribuir al Street marketing.

El límite lo pone la creatividad y el ingenio por hacer de un producto, idea o servicio, una auténtica herramienta de captación de interés por parte de los millones de personas que transitan las ciudades.

Empresas como Ikea, Volkswagen o cualquier ente público recurren al Street marketing para conseguir llamar tu atención. Seguro que si sales a la calle y das una vuelta por tu ciudad encontrarás más de un ejemplo.